Consulta con el I Ching

  • it
  • fr
  • es
  • en
  • de
I ching oracoli

El Oráculo Ching o Libro de los Cambios

El I Ching o Libro de los Cambios tiene su origen en los antiguos calendarios agrícolas chinos (que fueron también las primeras formas de escritura china), utilizados en la práctica para planificar las actividades agrícolas. Sólo más tarde se convirtió en un auténtico texto sapiencial y oracular; la primera edición conocida data de la época de la dinastía Han, entre el 206 a.C. y el 24 d.C.

Los chinos fueron de los primeros en observar el movimiento de las estrellas, incluso antes que los caldeos y los babilonios, y establecieron una relación entre los movimientos de los astros y la sucesión de las estaciones. De ahí el uso original de los ocho trigramas como calendario agrícola útil para definir la sucesión de las estaciones y los cambios climáticos.

En la cultura china se le atribuyen orígenes divinos: Fu-Hui, un personaje mítico con cabeza cornuda, fue testigo de la separación del Cielo y la Tierra tras el Caos inicial, y más tarde vio emerger de un río a un Caballo-Dragón; la mítica criatura tenía gráficos marcados en su espalda. Fu-Hui transcribió los signos y dio con los ocho trigramas originales, conocidos como Cuà. La simplicidad de los signos básicos del I Ching, (


▄▄▄▄▄▄▄▄



e



▄▄▄ ▄▄▄


) es impresionante e insinúa el gran salto del hombre antiguo en el acto de codificar y atribuir un significado a un signo abstracto. Las 64 respuestas del oráculo en el Libro de los Cambios son el resultado de combinar los ocho trigramas originales con ellos mismos. Cada signo consta de 6 líneas horizontales enteras (yang) o discontinuas (ying).

El método más sencillo y más utilizado para consultar el I Ching es lanzar las tres monedas.

Para consultar el oráculo del I Ching, conviene encontrar un momento de calma en el que concentrarse y tener clara la pregunta que se va a hacer. En general, el oráculo sólo debe consultarse para asuntos importantes -para tratar temas sobre los que es difícil tomar una decisión-, para comprender el significado de una situación emocional o vital concreta. Elegir una orientación personal en la vida o en relación con otras personas. Se recomienda anotar la pregunta en una hoja de papel o en una agenda con la fecha y transcribir el hexagrama de la respuesta; de esta manera se tiene la posibilidad de releer tanto la pregunta como la respuesta después de algún tiempo.

Para entender la respuesta es bueno intentar captar su esencia, sin interpretar las palabras literalmente; es útil meditar un poco sobre la respuesta y los símbolos naturales que nos ofrece para estimular una comprensión intuitiva que relacione la respuesta con nuestra pregunta. En algunos casos, cuando la respuesta nos parece especialmente oscura, es mejor dejar que tanto la pregunta como la respuesta se asienten y volver a ella después de un tiempo.

Carl Gustav Jung, gran admirador y divulgador del I Ching, lo presenta como un monumento del pensamiento chino y señala cómo en las respuestas del oráculo hay una continua invitación al autoconocimiento.

Jung nos recuerda que para entender las frases cortas con las que se expresa el Yo Chingle, hay que tener en cuenta que la antigua mente china es muy rica en una profunda sabiduría que no suele aparecer a primera vista, sino que hay que descubrirla a través de una cuidadosa reflexión intuitiva, y que la personalidad del que pregunta también está implicada en la respuesta del oráculo.

Concéntrese en la solicitud individual y rellene el siguiente formulario.
El coste de esta consulta es de sólo 5 euros.

Pago sólo con tarjeta de crédito o PayPal

[contact-form-7 id=”31710″ title=”Consulto Ching”]

Shopping cart0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0